Cómo cumplir la ley con tu blog, con Nando Olcina – #3 CW Podcast

  • Personaje 1: ¡Oh, no, un capítulo de legalidad! ¿Crees que será pesado y aburrido?
  • Personaje 2: Pues claro…
  • Emilio: ¡Ajá, sabía que pensaríais eso! Pero el podcast de hoy es un remedio natural contra la derechitis. Vamos a ver cómo cumplir la ley con tu blog de una forma sencilla y amena.
  • Personaje 1: Anda ya… ¡Eso es imposible!
  • Emilio: ¿Imposible? ¡Dale al “play”, y déjate seducir!

Invitado: Nando Olcina

Hoy está con nosotros Nando Olcina para despejarnos todas las dudas sobre derecho, aunque adelanto que no van a ser pocas 😀 . ¡Bienvenido Nando!

Hola Emilio, ¿qué tal? Encantado de estar contigo.

¿Cómo está el tiempo por Alicante?

Pues se está empezando a parecer a la primavera, ahora empieza lo bueno.

Bueno, pues entonces genial. Y qué mejor día que hoy, soleado y perfecto para tomar algo, para hablar de derecho 😀 .

Sí, ¿verdad? Jajaja.

Para comenzar vamos a hablar de dominios, porque mucha gente compra un dominio de una marca registrada y lo pueden denunciar. Y de hecho, a mí me notificaron una vez que, o cerraba el dominio en 48 horas, o me denunciaban.

Entonces para no llegar a este extremo, ¿dónde podemos consultar esas marcas registradas? No solo para no usarlas en un dominio, sino también incluso para montar una empresa.

Hay una página llamada TMView que es para ver marcas y luego también hay un servicio de pago para ver clases de marcas y demás.

Yo acudiría al localizador de marcas de la oficina española de marcas o al TMView, que es totalmente gratuito y puedes hacer una idea inicial.

Por cierto Emilio, ¿qué pasó con esa web? ¿Cerraste o qué?

Sí bueno, tuve que cerrarla. Pero me dijo un SEO que debería haber hecho una redirección 301 desde el dominio de la web antigua a la nueva sin la marca, para aprovechar la autoridad que conseguí.

Aunque hagas una redirección te lo pueden cobrar. Si yo tecleo ese dominio y está activo, aunque tenga redirección, estoy haciendo uso de él.

Ah, pues entonces mejor que no lo hice [risas].

Y conoces el caso de una empresa de tupperware, ¿puede ser? Que le pasó algo similar.

Esto me lo contó Hugo Gómez, de La critatura creativa, y es que unos amigos suyos tenían una web llamada “No más tuppers de mamá”. Entonces la marca “tupperware” se puso en contacto con ellos diciéndoles que tenían que eliminarla.

De hecho, ahora su web es “No más de mamá”, y el “no más” lo rellenan con “croquetas”, “tortillas”…

Bueno, una idea creativa de cómo aprovechar esa posible denuncia para darle un vuelco a la web.

¿Y si la marca se parece, pero no es exacta, tenemos también el as de perder?

Si se parece también. Porque si buscamos una confusión…

Me contaron el caso de un chico que se llamaba “Marc” y él había registrado “MediaMarc”. Se dedicaba a la venta de informática, entonces con MediaMarkt y Mediamarc sí que podría haber problemas debido a la confusión.

Por otra parte, tanto tiendas online como blogs suelen recopilar datos de usuarios. Ya sean correos, direcciones, teléfonos… Y aquí nos remitimos si no me equivoco a la Ley de Protección de Datos. ¿Qué debemos hacer para cumplir esa ley?

Bueno esta pregunta es amplia.

Voy a hacer una especie de resumen. Porque efectivamente cuando recabamos datos se aplica totalmente la LOPD.

Lo más importante es que debemos tener el consentimiento de esa persona. Ese consentimiento debe ser libre, informado, específico e inequívoco. Inequívoco quiere decir que haya una declaración por parte del interesado en que está de acuerdo con proporcionar esos datos.

También debemos tener algún sistema que verifique que se ha recabado ese consentimiento.

Hay que informar de: qué datos suyos estamos usando, para qué los recabamos, si van a ser cedidos o no a terceros, identificar quién es el responsable del tratamiento, facilitar el acceso a esos datos.

Todo esto debe figurar en una página de “Política de privacidad”. No es un capricho ni un adorno.

Hecho esto, tenemos la obligación de dar de alta los ficheros en la Agencia de Protección de Datos y disponer de un documento de seguridad.

¿Y esa “Política de privacidad” puede estar en el footer de una web? ¿O si tenemos una caja de suscripción debe estar visible antes o después del botón de suscripción?

La norma no te regula dónde tiene que estar. Tiene que ser visible y accesible. Yo soy partidario de que aparezca la casilla visible sin marcar, porque si no no hacemos nada, con la información de “He leído y acepto la política de privacidad, así como la inclusión de mis datos en un fichero titularidad de tal”.

Si usamos Mailrelay, AccumbaMail u otros proveedores de email marketing de la Unión Europea, ¿debemos tener algún tipo de precaución más?

(Más información sobre SafeHarbour y posteriores en el podcast. Min. 12)

No habría que cumplir ningún otro requisito en esos casos más allá de un contrato de consentimiento del tratamiento de datos.

¿Es fácil que alguien que quiera fastidiar a la competencia por temas legales lo consiga?

Sí, a ver… Por no tener una casilla en la caja de suscripción no. Pero de todas formas las empresas deberían revisarlas mejor.

¿Y podemos copiar la Política de privacidad de otros sitios?

Pues hombre, poder puedes. Pero otra cosa es que debes. Como cualquier otra obra puede estar sujeta a derechos de autor y además, cuando la copiamos, es posible que no sepamos de lo que hablamos y olvidemos cosas que realmente son importantes.

Otro aspecto que me gustaría tratar es el aviso de las cookies, porque leí una noticia sobre que ya no será necesario poner el aviso. ¿Es cierto?

Esto es que en enero de 2017 la Comisión Europea publicó un borrador de reglamento de privacidad electrónica que entraría en vigor en un futuro, y entre otras cosas, pretendían quitar lo que tú decías.

Lo que se haría en este caso es pasar la pelota a los navegadores y que haya opciones de consentimiento en ellos. Pero bueno, está aún en el aire.

Perfecto. Pues pasemos al tema del plagio, porque cualquier obra, ya sea texto, imagen, música o lo que sea, pasa automáticamente a tener derechos de autor cuando la publicamos en Internet.

Pero si el autor especifica que tiene licencia de Creative Commons, ¿podemos usarla libremente o pueden existir aun así ciertas restricciones?

A ver, cualquier obra por el mero hecho de su creación está sujeta a derechos de autor. Ese es el principio. No es que pase a tenerlos, sino que la mera creación ya le otorga esos derechos.

Entonces, cuando tú compartes un contenido, el que sea, bajo la licencia Creative Commons, lo que estás haciendo es decirle “oye, puedes usar mi obra pero conforme a lo que yo te diga”.

Estas licencias tienen unos logotipos que son, por ejemplo, de reconocimiento (está permitida cualquier explotación hasta comercialmente, pero tienes que atribuir la autoría).

Por tanto, si tenemos un blog y nos copian el contenido pero no tenemos licencia Creative Commons, ¿podemos denunciar a ese plagiador?

Claro, no tenemos por qué usar Creative Commons. Ni siquiera te pueden decir que no has especificado que te pertenecen los derechos. Los derechos se atribuyen por el mero hecho de crearlos.

Luego está el tema de registrar la obra, por ejemplo en la Propiedad Intelectual, que ya son pruebas que acreditan que es tuya sin lugar a dudas.

¿Y cómo debemos proceder si nos copian el contenido?

Lo que se suele hacer es notificar por el email, y luego normalmente te piden disculpas, te dicen que no lo sabían…

Y si no, se da el paso al burofax, a un abogado, y habría que denunciar.

Existen páginas con audio e imágenes libres de autor. ¿En esos casos debemos tener alguna precaución?

Cuando tú coges ese tipo de bancos de imágenes tienes que someterte a su contrato. Es como si creas un contenido en un blog y acordamos en cómo debo compartirlo.

Si el banco de imágenes me exige que, aunque pague, debo mencionar la fuente, lo tendré que hacer. Aunque generalmente por pagar creo que no exigen citar la fuente.

Entonces la conclusión más importante que saco de todo esto es que tenemos que limitarnos a lo que exija el contrato.

Claro, claro, siempre. Siempre. Es el principio general. Y esto para cualquier cosa, no solo para la reutilización de contenidos.

Entonces, al final Creative Commons es que comparto un contenido y te digo qué puedes hacer con él: usarlo si me citas o siempre que no haya uso comercial, por ejemplo.

¿Los bloggers somos responsables de los comentarios que se suben a nuestros sitios?

Sí. Siempre y cuando haya conocimiento efectivo, es decir, que lo que se publica es manifiestamente ilícito. Si yo no puedo saber si una opinión o no ilícita no me van a exigir hacerme cargo del comentario.

Yo de todas formas soy partidario de retirar los comentarios que nos comuniquen que pueden ser ilícitos, a no ser que tengamos medios para verificar que efectivamente no lo son.

Para ir terminando, ¿bajo tu experiencia suelen denunciar a eCommerce pequeños o los más perjudicados frecuentan ser grandes marcas?

Pues depende. Pueden caer denuncias de consumo, luego de marca… Yo creo que depende de lo que estemos hablando pueden haber más o menos oportunidades, pero cuando miran a alguien no se fijan en el tamaño.

En lo referente a tu trabajo como abogado digital, ¿debes estar más en constante actualización que un abogado “normal”, por llamarlo de alguna forma?

Bueno… Cualquier abogado debe estar actualizado, porque las normas van cambiando. Quizás un abogado que se hace llamar “digital”, como es mi caso, pues te obliga a estar actualizado no solo en temas legales sino también en temas tecnológicos.

¿Y cómo te informas de las novedades en leyes?

Pues estoy suscrito a millones de blogs, atento a últimas publicaciones… Internet es el mejor aliado para actualizarse. A mí es lo que más me maravilla de Internet, aunque hay que saber distinguir la información buena de la mala.

Para aquellos oyentes que se sientan atraídos por la abogacía digital, además de tu blog El Abogado Digital, ¿qué otros sitios pueden ver?

Pues hay un montón. Está el de Andy Ramos en cuanto a Propiedad Intelectual, el de Javier Prenafeta, Sergio Carrasco… Hay un montón de webs con contenido muy valioso.

¿Y tu mujer Isa siete alguna pasión por el derecho? ¿O no habéis pensado en hacer una fusión copy-dereching?

[Risas] A ver, pasión por el derecho no siente, pero es inevitable que al final a mí se me van pegando cosas de SEO y a ella a lo mejor también se le pega alguna cosa que le voy diciendo.

Y sí, sí que hemos pensado en hacer algo juntos… ¿Por qué no? Pero está todavía pendiente.

Bueno, bueno… Aquí dejas entrever que algo puede salir 😀 .

Ya te contaremos Emilio jajaja.

Para la segunda vez que vengas al podcast [risas].

Bueno Nando, ¿y a ti te han denunciado el blog alguna vez?

No, y espero que esto no sirva para que empiecen a hacerlo [risas].

Lo mismo digo. Por favor, no me denunciéis el blog, jajaja.

Si te denuncian ya sabes con quién contactar.

Pues la entrevista ya se termina aquí. Media horita hablando leyes, resolviendo dudas de una forma bastante amena que creo que los oyentes podían tener.

¡Así que nada! Simplemente agradecerte que hayas estado hoy aquí con nosotros y que hayas dedicado este tiempo a responder todas las dudas.

Gracias a ti, ya sabes que es un gran honor y que te admiro un montón. Creo que estás haciendo un trabajo sensacional y que muchos deberían mirarse en un tío tan joven. Eres increíble tío.

[Risas] Muchas gracias. Bueno pues nada, un abrazo Nando.

¡Un abrazo Emilio!

2 comentarios
  1. 23 Junio, 2017
    • 24 Junio, 2017

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *