Neuromarketing, ¿sabes cómo consumes?

¡Buenas a todos!

Esta vez quiero hablaros sobre un tema que descubrí recientemente y personalmente me ha encantado. Se trata del neuromarketing, y no solo es un mundo impresionante, sino que es muy efectivo. Aunque no te guste el marketing, voy a hablar de unos temas que te van a dejar con la boca abierta, cosas que nunca hubieses pensado que existirían ni que se producirían, pero os puedo asegurar con total certeza que los datos e información que voy a exponer a continuación están cogidos de algunas de las empresas de neuromarketing más importantes del mundo, así que, por impresionante que os parezca lo que vais a leer a continuación, es todo cierto.

La técnica de marketing que más se ha usado hasta ahora son las típicas encuestas, pero se ha demostrado que las encuestas no son un método fiable para sacar resultados, ya que muchas personas realizan acciones diferentes a las que dijeron en ellas.

neuromarketing

Entonces, ¿cómo evitar esto? Entrando directamente en su cerebro. Ahí, seguro que no hay lugar a equivocación. Y de eso se encarga del neuromarketing, de entrar en el cerebro del consumidor para ver sus intereses. Interesante, ¿verdad?

¿Qué es el neuromarketing?

El neuromarketing es un nuevo campo dentro del marketing que se encarga, no de analizar los resultados obtenidos en las encuestas hacia los clientes para saber sus intereses, sino de adentrarse directamente en su cerebro, exponiéndolo a pruebas para ver qué comportamiento tiene en diferentes acciones.

Pero, ¿por qué mienten los consumidores?

Al principio he dicho que las encuestas convencionales ya no parecen ser tan efectivas como antes. Pero, ¿por qué? ¿Acaso los clientes mienten, han respondido al azar, o es que no saben realmente lo que quieren?

Cuando compramos usamos nuestras emociones, no nuestra razón. Cuando respondemos encuestas, esa parte de la emoción no está tan presente como cuando compramos, ya que nos dejamos guiar por lo más bonito, con la mejor marca…

¿Queréis saber un dato que os va a dejar boquiabiertos? El 85% de los consumidores compran irracionalmente, y solo el 15% usan la razón. Y para nuestra sorpresa, casi el 100% creen que usan la razón al comprar, aunque realmente son las emociones las que juegan un papel vital en nuestras compras. Y de esto se aprovechan las marcas para persuadir a su público.

Las marcas son emociones, y esas emociones son las que llevamos al producto. Las marcas por sí solas no son tangibles, no son un producto.

Por eso las empresas están invirtiendo cada vez más en neuromarketing. Porque es muy importante conocer la parte irracional del cerebro de los consumidores.

Neuromarketing

Medición de las emociones

NeuroFocus, una empresa estadounidense que se encarga de estudiar el neuromarketing (y una de las mejores en todo el mundo) tiene en cuenta tres parámetros a la hora de estudiar el cerebro de un consumidor al ver un anuncio:

  • Emociones: el anuncio necesita que las gráficas que muestran el nivel de emoción del consumidor sea variable. Un anuncio que provoca constantemente las mismas emociones provocaría un decrecimiento de memoria y atención, por lo que es recomendable combinar escenas variadas.
  • Atención: es el más fácil de capturar, y normalmente siempre se mantiene alto.
  • Memoria: es el más difícil de capturar pero el más importante. Un anuncio que capte bien la memoria del consumidor va a tener una gran efectividad. Lo mejor sería que la memoria aumentase al final del anuncio, ya que es cuando el anunciante coloca normalmente su marca, y eso produciría bastante más efectividad que un anuncio cuyo consumidor ha ido perdiendo memoria en el anuncio progresivamente.

Aunque la memoria es el factor más importante, no significa que el consumidor vaya a comprar el producto, aunque recuerde perfectamente el anuncio. Seguramente recuerdes anuncios de GAES, Carglass, Mixta… ¿Has comprado alguna vez eso gracias a los anuncios, o simplemente los recuerdas? En mi caso, simplemente los recuerdo, y no soy el único.

Predecir la compra del consumidor

Descubrieron que si se produce actividad en una zona determinada del cerebro, esa persona iba a ser más propensa a comprar el producto, ya que esa parte se encarga de la anticipación de los buenos acontecimientos.

Sin embargo, a veces la cosa cambiaba cuando los consumidores veían el precio, ya que se puede producir actividad en la zona encargada de la anticipación de los malos acontecimientos, en caso de que el precio no fuese el esperado.

El impresionante “Ajá” del cerebro

Os voy a dejar de teoría y vamos a hacer un poco de práctica. Sí, te voy a poner a prueba con este ejercicio. Mirad el siguiente GIF durante unos diez segundos y memorizad las palabras que tienen a su lado un punto rojo. Por favor, no sigas leyendo hasta que termines de ver el GIF.

Cuando has visto la palabra con un punto rojo una parte de tu cerebro se ha activado, y a esa actividad la llaman “ajá”, por muy ironía que parezca, porque el cerebro enfoca toda su atención en ella y dice: “Te he pillado, tú tienes un significado para mí: te tengo que memorizar”. Pero, además, durante la secuencia de palabras aparecen otras que, aunque no tengan el signo rojo o ni sean marcas, también producen el efecto “Ajá”. Impresionante, ¿no? A lo mejor puedes sentir cómo tu cerebro dice “ajá” si vuelves a ver la imagen, o simplemente intenta recordar aquellas palabras sin punto. Seguramente las que recuerdes, tienen un valor para ti. Por lo tanto, esa empresa o palabra es influyente en tu vida y, aunque muchos consumidores digan “yo no soy fiel a ninguna marca”, realmente sí lo son.

“Fumar mata” incita a fumar

¿Cómo te quedas? Un estudio de comprología con expertos en marketing y otras ramas importantes para llevar a cabo el experimento demostraron algo impresionante:

El texto de “Fumar mata” en el paquete de cigarros no tiene ninguna repercusión en el consumidor. De hecho, produce el efecto contrario, ¡incita a fumar! Pero, ¿por qué ocurre esto?

Fumar mata

Cuando una persona coge un paquete de tabaco y lee el anuncio preventivo, automáticamente se activa una zona del cerebro en el núcleo correspondiente al deseo adictivo. ¡Pero la cosa no acaba ahí!

Cuando te tomas un cigarrillo tienes que coger la caja y lees el mensaje de “Fumar mata”. Y mientras estás fumando sientes placer y bienestar. Después, repites el proceso: coges la caja, lees por consiguiente la advertencia, fumas, y otra vez te sientes bien fumando. Al final, lo que eso produce es que el consumidor asocie el mensaje “Fumar mata” con una sensación de bienestar.

Para evitar eso, se intenta cambiar el mensaje constantemente en las cajas, para que así los consumidores no sean capaces de asociar completamente una advertencia con esa sensación de bienestar. A veces tiene un fondo blanco, otras veces tiene imágenes, otras veces el fondo es negro…

El fin de la privacidad

Conforme mejora la ciencia, también decrece nuestra privacidad. No necesitaremos interrogatorios policiales, ni cualquier cosa que se le parezca, estaremos completamente al descubierto.

Vamos a poder manipular a la humanidad. controlar los pensamientos, las acciones, adivinar qué queremos sin que los hechos sucedan. Es impresionante (¿cuántas veces he dicho esta palabra a lo largo del artículo?), pero a la vez siento miedo. No vamos a tener privacidad, el control total sobre la población podría llegar a ser un problema si es manipulado por las personas equivocadas. No es un tema que se pueda dejar pasar, de hecho es más importante de lo que pensamos.

Si las empresas controlan el funcionamiento de nuestro cerebro, nos podrán controlar completamente. Es una idea que me espanta, pero a la vez me maravilla. El mundo del marketing es… impresionante.

Por último, para quien quiera ver a fondo toda esta información que os he facilitado, os dejo este excelente documental del que me he guiado para mostraros el maravilloso mundo del neuromarketing.

Sin nada más que decir, me despido hasta la próxima 😉 .

6 comentarios
  1. 24 junio, 2014
    • 25 junio, 2014
  2. 7 septiembre, 2014
    • 7 septiembre, 2014
  3. 5 septiembre, 2015
    • 6 septiembre, 2015

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *