SEO Internacional: destripando todo lo que debes saber, con Sergio Simarro – #19 CW Podcast

¡Hola a todos!

¡Konichiwa! El SEO Internacional es una rama del posicionamiento web que tiene un montón de aspectos a optimizar, bastante diferentes a lo que estamos acostumbrados a escuchar para una web “normal”.

Necesitamos saber los mitos del href lang, sobre CDNs, gestión de equipo… y un largo etcétera. ¡Pero oye! Tranquilo, porque el invitado de hoy ha trabajado en más de 150 proyectos digitales, muchos internacionales, y tiene experiencia de sobra sobre SEO para varios idiomas.

¡Os dejo con… Sergio Simarro! ¡Go to the podcast!

¡Hola Sergio! ¿Qué tal estás?

Pues muy bien Emilio, aquí pasando una mañana de rankings y posiciones

Últimamente están los rankings traviesos, ¿cómo te está yendo a ti? ¿Ves algún patrón?

Está revuelto como el tiempo. Parece que hace sol pero luego llueve. Vamos a esperar un poco.

Si lees por ahí seguro que nadie tiene claro lo que está pasando porque tratan de ajustar tanto el algoritmo con tanta tecnología que nadie sabe lo que está pasando actualmente.

Sobre SEO Internacional, lo primero que debemos tener en cuenta es si es viable una estrategia a nivel internacional. ¿Hay inconvenientes que pasan desapercibidos?

Siendo positivos, siempre es bueno abordar un proyecto donde hay un crecimiento. Pero es cierto que es más complejo de lo que el propietario de la web podría haber considerado.

Por ejemplo, que tu web sea escalable a la hora de aumentar los idiomas, temas como la logística para el envío a otros países, pagos en monedas extranjeras, la atención al cliente…

Si ya de por sí conlleva inversión posicionar en España, estar en otros países puede suponer el doble de inversión o incluso más.

Completamente. Además si queremos ampliar a EEUU, por ejemplo, hay que tener en cuenta que son un mercado mucho más maduro que nosotros, y hay más competencia.

En el caso de que una persona vea viable, vamos a ver cómo debería optimizarlo bien. El home, ¿cómo debería ser?

La web debe transmitir el concepto de “casa” que está relacionado con “confianza”. Podemos tener los productos más vendidos, los destacados, los más recomendados… y esos contenidos en la mayoría de los casos no son los mismos para todos los mercados.

Por ejemplo, por la temporalidad. Si llega en España la Semana Santa, veremos que todos los sitios de viajes españoles nos ofrecen destinos para Semana Santa, cosa que no sucedería en otros países.

Muy interesante lo que comentas. No solo hay que adaptar el idioma, sino la disposición de productos o servicios según el país o temporalidad.

A la hora de realizar la URL del sitio, a veces hay una confrontación entre subdominios y directorios. ¿Qué diferencia hay?

Bajo mi experiencia, hay que tener en cuenta que para la mayoría de proyectos (entendiendo que los equipos son centralizados), la opción de directorio es la más viable, ya que al final todo cuelga de una misma estructura: hereda autoridad, el enlazado interno es más fácil de controlar…

No obstante, dependiendo de la programación de la web (y sobre todo si es a medida) a veces no es posible añadir directorios, y entonces sí que recurriría al subdominio, pero como segunda opción.

También tenemos la opción de usar dominios con terminaciones diferentes para cada idioma (dominio.com, dominio.es, dominio.de…), como hace por ejemplo Trivago. Así crea dominios fáciles de recordar y, por ejemplo, para sus anuncios televisivos les viene muy bien.

También suele darse el caso de que nos redirigen a la versión de un idioma u otro cogiendo nuestra IP. ¿Qué opinas de esta técnica?

No la recomiendo mucho porque el bot de Google tiene una IP americana. Entonces, he tenido casos en los que solo se ha indexado el contenido español (el original), y el inglés (porque la IP del bot de Google era americana).

Pero nos dimos cuenta que había idiomas que solo se indexaban por el sitemap, pero que Google realmente no rastreaba esas URLs, ya que al ser redirigido (el bot) por su IP americana, no le permitía rastrear el resto de idiomas.

Por tanto, recomiendo que esa redirección sea seguida por un navegador, pero no por un robot. Así el usuario será redirigido a su idioma, pero el robot de Google no (permitiendo, por tanto, que rastree todos los idiomas).

En lo referente a la velocidad de carga, ¿qué opinas de los CDNs?

Es un factor más, tampoco es extremadamente relevante. El coche más rápido de Fórmula 1, si no tiene freno, no gana las carreras. Esto es lo mismo.

Las soluciones reales de CDN son caras, así que habría que valorar si verdaderamente merece la pena.

Además, a raíz de popularizarse, los servidores que usamos por temas de seguridad y disponibilidad están físicamente en un sitio, pero virtualmente en varios. Aquí entonces rompo un mito de que el factor “en qué país se aloja el hosting” ya no es factor SEO como hace 6 o 7 años. Es mucho menos determinante.

¿Y está bien permitirle al usuario seleccionar idioma en la página de inicio?

Sí, siempre está bien permitirles seleccionar esa opción a los usuarios. No debemos olvidar que la globalidad que existe es muy amplia, y que puede que una persona use un navegador en inglés pero quiera ver tu web en español.

Vayamos a la traducción del contenido. ¿Es negativo traducir literalmente pero en otro idioma, sin variaciones, o tenemos que variarlo para que no se considere duplicado?

Se puede posicionar tal cual. La problemática viene porque no todas las palabras clave de un idioma tienen la misma equivalencia en otro idioma.

Por ejemplo, en España “alquiler de coches” es “alquiler de coches”, y en Alemania “Autovermietung”. Si vamos a las búsquedas mensuales de ese término correspondiente en alemán, vemos que hay otras keywords con más búsquedas que la traducción literal. Así que como SEOs tenemos que valorar si en ese mercado no sean las mismas.

Y por contenido duplicado no hay que preocuparse: es un contenido ofrecido a un mercado diferente. No tendría sentido de otra forma el trabajo que hacemos. El problema viene cuando cogemos contenidos en castellano, los cogemos en el Google Translate, y los pegamos tal cual. Hay que adaptarse a cada cultura o usar otros traductores que no sean de Google.

Una de las cosas más recomendadas es usar la etiqueta href lang. ¿Qué es y para qué sirve?

Esta etiqueta para mí es fundamental. No es una etiqueta que posicione, pero sí es una etiqueta que orienta. Y le orienta a Google para saber hacia qué idioma o país está orientada una página web.

Si mi web está en tres idiomas, y un usuario hace una consulta en Google desde Francia, Google será capaz de posicionar el contenido correcto (en francés) en lugar de otro equívoco (como sería el del español).

O imagínate que un francés busca “hotel Benidorm”, pero tu web ha posicionado un texto en español, y Booking sí que posiciona bien su contenido en francés. Obviamente el usuario se irá al contenido que ha posicionado con su idioma correspondiente.

Si hay problemas de implementación puedes detectarlo en Search Console (que tarda en detectarlo) o en Screaming Frog, que nos permite ver las etiquetas de una forma rápida e inmediata.

Además, debemos referenciarnos a nosotros siempre con el href lang, es decir, que desde cada URL vaya a su URL relativa en otro idioma en caso de que el usuario haga clic.

[Más información sobre hreflang en el podcast]

Para hacer webs en varios idiomas en WordPress, tenemos por ejemplo Polylang o WPML. ¿Qué opinas de ellas?

Yo la de Polylang no la conocía, pero WPML sí la he usado bastante.

Polylang la recomiendo bastante. Es gratuita y permite una una web multilenguaje de una forma sencilla.

La probaré. A mí WPML me gusta mucho porque se integra con Yoast, entonces podemos integrar canonicals en varios idiomas, por ejemplo.

Respecto a la gestión de contenidos, ¿cómo se debe gestionar ese trabajo?

Suele ser la parte más complicada. Ten en cuenta que vas a tener que pagar por gente que te lo traduzca, así que hay que ser muy ordenado porque veo que al final las traducciones es como: venga, lo paso a la agencia a traducir y que lo traduzca.

Entonces eso hay que tenerlo muy claro y gestionarlo bien.

Sobre esto, un consejo mío, hay que tener en cuenta que tener un conocimiento adicional va a ayudar mucho a realizar este trabajo. El inglés gramaticalmente es más sencillo que el castellano, por lo que nos ofrece una nueva forma de comunicarnos pero en español las estructuras son mucho más ricas.

¿Qué ocurre? Que si aprendemos idiomas como francés que nos cuesta menos o alemán, nos ayuda a entender estructuras gramaticales de otros idiomas, y nos permite como SEOs no depender por completo a la traducción. Es decir, no hablamos sueco, pero sí entendemos la estructura gramatical del sueco, por lo que eso nos facilita la elaboración de un buen Keyword Research sin necesidad de tener una persona que nos ayude continuamente.

Sabes mucho de SEO Internacional, pero también de conversión web. ¿Qué problemas sueles ver de CRO en webs internacionales y cómo se podría solventar?

Venga, vamos allá [risas].

Lo primero siempre es la comprensión de ese país. No podemos ofrecer a todos lo mismo: nosotros en España las imágenes las ponemos con personas normalmente, pero un producto como camas no las incluye. Por el contrario, en webs de China tenían modelos tumbados en la cama. Es como si aquí vemos a Bertín Osborne en promocionando un colchón.

Lo segundo, es la identificación de los momentos de compra. No todos compran en el mismo momento, y hay que saber con Google Trends en qué momento la gente busca más cada producto. O si no, una base de datos propia en la que recopilemos en qué meses se venden más “x” productos.

Y pensemos que son páginas web diferentes. La home en castellano no tiene por qué ser como la de inglés. Tendría cuidado y paciencia para probar en cada idioma el diseño, disposición de productos…

2 comentarios
  1. 24 octubre, 2017
    • 27 octubre, 2017

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *