Press "Enter" to skip to content

Porcentaje de rebote y Pogo-Sticking: ¿en qué influyen en el SEO?

Hay dos métricas importantes que suelen analizarse mal en el mundo del SEO y de la analítica web:

  • El porcentaje de rebote
  • y el pogo sticking

Bien, comenzamos con la primera de ellas: el porcentaje de rebote.

¿Qué es el porcentaje de rebote?

Seguramente te suene, porque es una métrica muy común y que se puede obtener desde Google Analytics.

Esta métrica te indica cuánta gente ha entrado en tu web y se ha ido sin hacer nada más. Es decir, es gente que pincha en tu resultado de Google, lee -o no- tu artículo, y se va.

En el caso de que hagan un comentario, visiten otro artículo, contacten contigo o cualquier otra cosa que requiera interacción, ya NO cuenta como porcentaje de rebote.

Por eso, existe una tendencia a decir que, si tienes un porcentaje de rebote bajo, es bueno, porque significa que la gente no se ha ido directamente, sino que ha hecho algo más:

  • ha pinchado en tu botón de contacto
  • se ha suscrito
  • ha comentado
  • ha visitado otro artículo…

Si tienes una tienda online, por ejemplo, lo ideal es que la gente interactúe con tu web, para ir al carrito de compra, aunque sea.

¡Pero esto tiene trampa! ¡No es siempre así!

Porque si, en lugar de una tienda online, tienes un blog informativo donde esperas que la gente se informe una vez sobre algo y ya está:

Pues no pasa nada.

A lo mejor el artículo que tienes es genial, pero a la gente le da igual pinchar en otro que hayas escrito.

Sumado a esto, tenemos el problema de que si la gente entra, lee, y se va, el tiempo de permanencia para Google Analytics es de CERO.

Es decir, que puede que una persona entre, lea tu artículo durante cinco minutos, se vaya sin hacer nada más, y en Google Analytics te saldría que esa persona ha estado CERO SEGUNDOS en tu web.

Por tanto, hay que tomar esta métrica con cautela porque puede darnos datos erróneos sobre el rendimiento de una URL.

¿Qué es el pogo-sticking?

La segunda, el pogosticking, ya sí que puede ser más peligrosa.

Aquí hablamos del porcentaje de gente que ha visto tu resultado en Google, ha hecho clic, ha entrado, y se va INMEDIATAMENTE.

Aquí no hay siquiera posibilidad de que hayan leído tu artículo.

Simplemente has causado una mala impresión, y ¡FIUN!, esa persona vuelve a Google para ver otro resultado de la competencia.

Lamentablemente, no hay una métrica en Analytics que mida esto.

Lo único que tenemos como acercamiento es ese porcentaje de rebote, pero que hemos visto que no es del todo fiable como un signo negativo.

Así que, para resumir:

El pogosticking sucede cuando alguien entra tu web por Google, pero se va al momento. Con lo cual, seguramente tengas un problema a nivel visual, de carga o de contenido nefasto.

Y el porcentaje de rebote, sucede también cuando alguien entra en tu web y se va, PERO puede que esa persona sí se haya tomado su tiempo, y haya estado leyendo durante un buen rato tu artículo. En ese caso, no sería un dato tan negativo.

La pregunta que ahora seguramente te estés haciendo es:

¿El pogo sticking es un factor de posicionamiento?

Bueno, pues aunque Google dice que no -y dejo la fuente-, este tipo de comportamiento sí que se tienen en cuenta cuando Google quiere entrenar al algoritmo y ver si es realmente eficaz.

Para que nos entendamos: Google usa Inteligencia Artificial, por lo que aprende solo.

Pero para ver si va en la trayectoria correcta y que Google ofrece los mejores resultados, realiza estudios como este para ver si, en general, funciona bien y la gente no se va rápido de los sitios a los que entra.

Pero no los usan para decir:

Mira, este tío tiene una web con un pogo sticking de un 1%.

No van con lupa a analizar un sitio concreto. Lo usan, como comentaba, para hacer estudios genéricos.

Así que no. No podemos decir que sea un factor de ranking directo.

Aun así, nos servirá para ver si la gente navega mucho por nuestro sitio.

Que insisto: no tiene por qué ser bueno.

Si tu web es un caos y no sabes dónde está cada cosa, a lo mejor la gente va a muchas zonas de tu web, pero porque está completamente perdida y no sabe dónde está lo que quiere.

Lo más importante: sentido común, y ver si ese porcentaje de rebote en tu caso, tiene sentido, o es mejor intentar aumentarlo, o disminuirlo.

¡Y eso sería todo! Espero que te haya gustado este artículo y recuerda comentar cualquier duda o sugerencia que tengas 🙂

¡Hasta la próxima!

Emilio García
Emilio García

Creé mi primer blog a los 9 años, y desde entonces he sentido una tendencia natural a hacerme creador de contenidos. Me apasiona enseñar y llevar mi propia comunidad SEO, aportando mi granito de arena en el sector.

View all posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *